Obelisco

Aventura Rango C

 
#1  07 Mar 2017, 15:10
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 5
Reputation: 0

Datos del personaje +


“Es extraño que mis ojos tengan que ver lo que están viendo.
Jamás creí que llegaría tan lejos.
Ni creer que hace tanto tiempo empecé este viaje.
En ese entonces no sabía dónde ir.
Y ahora tampoco.”


Escribió aquellas líneas en su pequeño cuaderno con tapa dura color arena, que bien podría mezclarse con el fondo de la escena. Dentro sus hojas blancas como sus ojos guardaban sus más profundos sentimientos, escritos en prosa. Soñaba con que algún día sus palabras fueran reconocidas, al igual que sus acciones. Que difícil trabajo se había auto encomendado: Limpiar al mundo de todo mal. Pero contaba con un problema. Un asqueroso problema que sinceramente no hacía más que cortarle las alas: era débil. Y lo sabía. Pero aceptarlo era solo el principio de lo que debía hacer para cambiar su realidad. Tenía que entrenar, tenía que crecer.

Delante de sus ojos, a varios kilómetros de distancia enfrente se encontraban tres extraños edificios, había oído hablar de ellos en varios bares en el camino, pero el verlos lo maravillaba. Eso solo le hacía recordar lo pequeño que eran los humanos delante del resto de las cosas que simplemente existían. Edificios con toques místicos que nadie sabía desde cuando se encontraban allí y que guardaban en su interior aventuras y dificultades para los valientes.

Él era valiente, o al menos intentaba serlo. Quería ingresar al menos en los primeros niveles de dificultad de uno de esos lugares, pero no sabía cuál elegir. Los tres se veían imponente. Un castillo con forma de espinas, tal rosa. Ese lugar le gustaba porque demostraba en sí la vida. Hermosa si la ves de lejos, pero dolorosa cuando te toca agarrarla y elegir su rumbo. Así era su vida, y así eran las rosas. De la pirámide le encantaba su forma, tan perfecta como irreal, se preguntaba en que momento del pasado alguien hubiera sido capaz de crear semejante artilugio.

Pero la que más lo llamaba era la torre. Gigante se alzaba enfrente de él y entonces entendió que desde allí arriba estaría más cerca del cielo. Quizás el cielo tuviera un mensaje para él, que se auto proclamaba como futuro salvador de esta humanidad asquerosa. Quizás en lo místico pueda encontrar el poder que necesita para ser más fuerte. E intentar cambiar el mundo. Con paso firme, se acercó a la torre.
  • 0

#2  13 Abr 2017, 12:25
Avatar de Usuario
Mercenario Mercenario
Mensajes: 9
Reputation: 0

Datos del personaje +


Tranquilas se deslindaban aquellas amorfas masas blancas allá en el firmamento azul, desplazándose lentas con dirección oeste, con su trayectoria regida por las diversas corrientes de viento que soplaban suavemente aquel alba de otoño.
Se distinguió una figura, insignificante frente a aquellas majestuosas edificaciones separadas entre sí por varios cientos de metros, caminando hacía el centro de aquella cuenca natural. Brillaban intensas las prendas blancas que cubrían el delgado cuerpo moviéndose allí, a paso lento, a unos trecientos metros frente a un inmenso pilar de cristal rojizo asentado en plena armonía con su entorno arenoso.
Los pasos que iban quedando registrados en la arena marcaban el destino de aquel muchacho de claras orbes —cual manto níveo—, su rumbo estaba fijo hacía aquella inmensa torre carmesí, donde éste parecía haber fijado un delirio místico, característico de alguien que vivencia un cuadro psicótico.

Tendría que caminar un poco antes de poder ver aquellas interminables escaleras en caracol que figuraban tras ingresar al imponente obelisco de treinta metros de altura, le llevaría unos cuantos minutos poder alcanzar la cima del mismo.
Los edificios circundantes no figuraban más que cómo parte del paisaje, lejanos a él, pero perfectamente visibles por su inmensidad. El palacio de las rosas, único en todo el globo, descansaría frente al muchacho, poco más de medio kilómetro frente a él, justo detrás del brillante pilar. Sin embargo, éste difícilmente podría ignorar en su andar el hermoso brillo verde que emanaba la pirámide, ligeramente más baja que el obelisco céntrico.

La columna de cristal sólo permitía ver la parte superior de la estructura que componía el umbral de ingreso, la mitad inferior de este descansaba bajo la arena de esa vasta hondonada que parecía haber enterrado con los años al menos un metro y medio de profundidad la base de la edificación. Restaba en el exterior, al menos, unos cincuenta centímetros de abertura para ingresar al obelisco; si se alcanzaban las escaleras también hundidas en principio, se podría continuar el trayecto sin mayores dificultades.
Las escaleras en el interior estaban hechas de una piedra grisácea que hace resaltar el bello color del cristal, el cual impide visual alguna al exterior durante el ascenso.

La flora en el sitio parecía inexistente; la fauna, por su parte, estaba compuesta por un dúo de zopilotes surcando el cielo, volando en círculos al asecho de alguna presa fácil, mientras que por las arenas se venían salir cada tanto algún que otro escorpión pequeño de vez en cuando. Al menos eso podría llegar a ver el muchacho desde su ubicación, las profundidades del lugar podrían sorprenderle con una más vasta colección de bestias si decidía adentrarse a explorar el lugar.
Quizá el mayor peligro, de momento, era la remota posibilidad de que aquellos pequeños aguijones rastreros portasen algo de veneno, pero seguramente una información tan sutil le era desconocida al joven aventurero.

Léeme
Fuera del rol
Te ayudaré con diversas recomendaciones durante la aventura. La primera es: no narres los distintos escenarios en los que te vayas adentrando de ahora en más, ese es trabajo del game master, actúa con tu personaje en las áreas que yo haya descrito previamente.
  • 0

Última edición por Friedrich el 13 Abr 2017, 12:28, editado 1 vez en total.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados