Encuentros extraños

Nanami & Miho

 
#1  16 Feb 2017, 20:03
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 35
Reputation: 1

Datos del personaje +


Los pasos me habían llevado a través del gran lago que es el mar, embarcando en una de las naves que viajaban a las islas del norte de polizón, entre los barriles de cerveza, vino, herramientas y demás bebidas y los fardos de trigo y pescado. Probablemente una nave mercante que iba de puerto en puerto para comerciar sus productos.

Así, llegué a la isla de Denryu; o mejor dicho a alguna de sus pequeñas islas que formaban ese archipiélago pequeño de nombre Denryu. Nunca antes había estado en ese lugar. Aunque aún era temprano por la tarde, la oscuridad grisácea del tiempo de tormenta había absorbido al Sol que había en la capital. Mientras la tripulación del barco descargaba, aproveché un momento de distracción para colarme entre ellos y llegar hasta el puerto.

Tratando de pasar inadvertida entre truenos y lluvia, me aseguré la capa que ocultaba por completo mi figura y me adentré en la pequeña ciudad portuaria hasta desaparecer más allá de la misma, perdiéndome en el camino que salía de ella.


Fuera del rol
Sorry por la calidad del rol. Se me da fatal abrir tema.
  • 0

#2  22 Feb 2017, 22:53
Avatar de Usuario
Mercenario Mercenario
Mensajes: 46
Reputation: 1

Datos del personaje +


La lluvia comenzaba a descender con tal brutalidad, mi cuerpo estaba totalmente empapado pero aun así continúe caminando por las calles de Denryu, muchas personas corrían en busca de refugio pero yo…simplemente seguí mi camino sin ninguna dirección ni destino, para ser sincera no tenía planeado para hacer en el día de hoy, desde que Damian decidió marcharse, para mi esta desierta isla se vuelto mi propia tortura.

Prácticamente ha pasado unos 6 meses desde que regrese a casa, mi madre sigue siendo niñera de los hijos de aquella dinerada familia, lugar en donde me crie con cierto albino, a pesar de que ella siempre quiere que este segura en casa, mi alma me exige aventurarme cada día, pero lamentablemente conocía a Denryu como la palma de mi mano.

A unos cuantos metros de distancia, pude visualizar una pequeña cabaña abandonada, lugar en donde hace mucho vendía leña y carbón, sin apresurar el paso llegue a sus anchas, ya era demasiado tarde para evitar el mojarme, pero aun así mi instinto me impulsaba a resguardarme de los potentes truenos que adornaban esas nubes oscuras.

Sacudiendo mi chaleco y cabello, me quede justamente en la entrada de la cabaña, no me apetecía entrar y mucho menos husmear lo que había en su interior, apoyada contra la pared, me quede observando a las personas que pasaban por ahí.
  • 0

Imagen
#3  06 Mar 2017, 01:17
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 35
Reputation: 1

Datos del personaje +


Había llegado a las afueras de la ciudad; la agrupación de casas era menor y se veían más nuevas aunque también más pobres que la de la parte interior. La lluvia se hacía mas intensa y el camino empezaba a inundarse y a formarse pequeños riachuelos de agua que las alcantarillas no podían drenar con suficiente rapidez, el aire azotaba con más fuerza y la capucha de mi capa volaba fuera de su lugar, dejando al descubierto mi melena negra que era azotada por el viento, empapándome todo el pelo y la cara. No era una buena idea continuar por ahí.

Aferré mi capa con ambas manos desde el interior y bajé un poco la cabeza mientras avanzaba, tratando de proteger la mayor cantidad de mi cuerpo posible de las inclemencias del tiempo mientras buscaba un lugar donde resguardarme hasta que el clima se calmara un poco. A lo lejos, vi lo que parecía ser una pequeña cabaña de madera a medio caer, probablemente abandonada y me dirigí hacia allí tan rápido como pude sin llegar a correr.

Al llegar, encontré junto a la puerta a una chica que debía tener algunos años más que yo, más alta y con una piel un tanto morena, de cabellos blancos y mojados que se estaba sacudiendo bajo el tejado de la entrada. La miré de arriba a abajo sin mucho disimulo mientras mis blanquecinos dedos rodeaban mi pelo y, por un lado, lo estrujaban hacia abajo para hacer caer todo el agua de ellos que fuera posible, especialmente, me fijé en sus desarrollados pechos, no sin sentir algo de envidia. Los míos apenas se notan bajo mis ropas.
  • 0

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado