Capítulo 0 ; Make it rain!

- Social • Nanami -

 
#1  02 Mar 2017, 08:47
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 10
Reputation: 0

Datos del personaje +


Capítulo 0 ; Make it rain!
Había pasado cierto tiempo, unos meses al menos desde la última vez que paseó por la ciudad. Los puertos, el cierto abandono del lugar le daba un ambiente más bien lúgubre, aburrido. Damien estaba barajando las ideas de irse de Denryu, pero por el momento no tenía la posibilidad ni mucho menos el dinero para hacerlo. Andaba con total tranquilidad, cruzando ocasionalmente algún que otro puente, mientras que otras simplemente esquivaba a la gente que se le cruzaba por cerca. Esperaba que no tuviera que lidiar con algún borracho u esas personas amigos de lo ajeno que prefieren tomar el camino fácil y robarle a aquellas personas que no podían defenderse... Aunque bueno, Damien la verdad es que defenderse claro que podía, era un Ninja, uno de esos que eran perseguidos por el país del agua. ¿Sería lo más correcto andar por ahí como si nada, sin tener cuidado? Bueno, en realidad ya estaba echado a la suerte, no se preocupaba por lo que pudiese pasar realmente. Damien ya era un joven hombre totalmente desinteresado por las consecuencias de sus actos, especialmente si estos solamente le afectaban a él.

Necesito relajarme... — susurró hablando consigo mismo.
Miles de cosas pasaban por su mente, pero una en especial fue la que le hizo detenerse un poco. ¿Qué sería de la vida de aquella albina...? Aquella muchacha con la que había compartido cierto tiempo, tanto sociales como más privados por así decirlo. El mero recuerdo de aquellas curvas hacía temblar a Damien como si le hubieran echado un frío hielo por la espalda que le recorría lentamente la columna vertebral; este sonrió levemente mientras caminaba, pensando algo en especial.
"¿Qué habrá sido de esa muchacha...? ¿Cómo se llamaba? ... Nanami, sí." — esquivó a algunas personas mientras caminaba, condestino hacia las aguas termales. Afortunadamente había un lugar como tal en ese pueblo, lo suficientemente amplio como para distenderse tranquilamente en los baños mixtos que eran frecuentados más bien por nadie. — "Pedazo de cuerpo que tenía... cómo me encantaría arrinconarle de nuevo y..." — agregó en sus pensamientos, sonriendo con cierta picardía mientras se mordía un poco el labio inferior; no le tomó mucho tiempo llegar a dicho lugar. Suspiró un poco y se adentró, estando en la recepción.

Luego de dejar todo en claro, caminó hasta los cambiadores en donde se sacó la ropa lentamente, quedando completamente desnudo. Se dio una ducha fugaz para sacarse el sudor y polvo de andar caminando por la calle y rodeando su cuerpo por las caderas con una toalla blanca, caminó a paso lento hasta los baños mixtos. Cruzó las cortinas en total silencio, y tocó el agua con el dedo pulgar del pie izquierdo. Suspiró disfrutando de la temperatura y empezó a adentrarse al agua sin dudarlo dos veces, emitiendo roncos gimoteos ya que le gustaba mucho la sensación de relajación que le otorgaba aquel lugar. Cuando terminó de adentrarse por completo, se aproximó a uno de los bordes y recostó allí su cabeza, tirando esta para atrás y entrecerrando los ojos.
Mmmh... esto sí es vida. — murmuraba hablando consigo mismo, mordiéndose el labio inferior demostrando esa clara expresión de gozo que sentía. Realmente extrañaba tomarse un momento de paz para él mismo como esos.
  • 0

Última edición por Khima el 02 Mar 2017, 08:47, editado 1 vez en total.
#2  03 Mar 2017, 01:38
Avatar de Usuario
Mercenario Mercenario
Mensajes: 46
Reputation: 1

Datos del personaje +


VERANO DEL AÑO 147
Capitulo 9: Make it rain!

Tras un combate divertido con aquella chica de cabellos azulados, me encontraba totalmente sucia debido al polvo con el cual fui barrida, con una sonrisa en mi rostro, estaba sastifecha por el resultado de ese combate, no habia duda que me habia topado con una chica que sabia muy bien como defenderse, era eso o yo era la que se estaba desgastando en este tipo de situaciones.

Dejando ese tema a un lado, me encontraba caminando por las calles de Denryu sin ningun rumbo alguno, desde que Damien ya no estaba, para mi, Denryu se volvio una isla que perdio su color y brillo, aunque tecnicamente era una isla sombria asi que no habia mucha diferencia, con un sutil movimiento de caderas podia sentir las miradas depravadas de muchos hombres sobre mi, pero ninguna se comparaba a esos ojos celestes que sin duda conocian muy bien cada parte de mi cuerpo.

--¿Donde carajos te habras ido Damien?--en mi pregunta habia una mezcla de dos sentimientos,ira por no saber en donde se encontraba y tristeza por tener ese gran deseo de volverlo a ver, no lo podia evitar, Damien fue mi primer hombre y mas que un amigo, ha sido la razon por la que me quede en esta isla.

Me detuve al notar que a mi costado se encontraba una especie de aguas termales, ahora que lo recuerdo, solia frencuentar este lugar cuando era mas pequeña, segun escuche ha decaido conforme a los años, seria bueno ayudar un poco a las personas que una vez me brindaron un buen servicio, cuando cruce ese umbral varios recuerdos vienieron a mi mente sobre los momentos divertidos que pase con mi madre en este lugar, como era de costumbre salude mientras esperaba que me permitieran el paso, pague lo suficiente para disfrutar de todas las comodidades de estas aguas termales.

--Muchas gracias--sonrei al tener en mis manos los productos basico para el aseo, cuando llegue a los vestuarios me deshice de mi ropa, luego pase a las duchas para quitar el sucio que se habia pegado a mi cuerpo, con una dulce fragancia a flores, envolvi mi cuerpo en una suave toalla en tonos rosados y sin pensarlo mas, me dirigi hacia las aguas calientes.

Al cruzar las cortinas, me encontre con una ambudante neblina, apenas podia visualizar el lugar en el cual me encontraba, aun asi avance hasta la orilla de las termas, con el pulgar roce el agua y se sentia tan bien, sonrei para mi misma, por lo visto no habia nadie aqui asi que retrocedi unos cuantos pasos y luego tome el impulso para correr y lanzarme al centro de las aguas --Bala humana--grite al sumergirme por completo, probablemente salpicaria mucha agua, pero que importa.
  • 0

Imagen
#3  03 Mar 2017, 08:21
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 10
Reputation: 0

Datos del personaje +


Tan relajado se encontraba Damien, tan pacífico que estaba todo -para variar teniendo en cuenta dónde estaba viviendo- pero vamos, que no todo lo que brilla es oro. Todo lo bueno llega a su fin tarde o temprano, especialmente en momentos como uno de relajación en el que el albino estaba disfrutando de la soledad que creía iba a poder tener por lo menos por un tiempo más. Pero no, en vez de eso alguien interrumpió toda calma con un abrupto chapuzón en el agua como si fuese una piscina o algo por el estilo.
¿Pero qué demonios...? — se quejó el albino.
Mostraba un ceño fruncido sobresaltándose un poco ya que estaba demasiado relajado, concentrado en sus cosas como para percatarse de que alguien iba a hacer tal niñería. Levantó la cabeza rápidamente sacudiendo un poco esta e intentando cubrirse para que el salpicón no le diera de lleno u al menos del todo. Lo menos que quería era tener los ojos irritados porque le había entrado agua caliente en estos. Bufó de forma sonora, resoplando para luego renegar un poco con la cabeza, acomodándose en su lugar y esperando a que quien se había tirado al agua sacara la cabeza fuera del agua. A fin de cuentas, esperaba poder darle un coscorrón al menos para que aprendiera a tener un poco de respeto hacia quienes estaban disfrutando de un momento de tranquilidad.

Una vez asomara la cabeza, sería Damien quien marcara la primera palabra para romper así el silencio. En un principio hablaría en un tono malhumorado, obviamente por la sorpresa que se había llevado.
¿Te parece adecuado saltar de eso modo en los baños termales...? Digo, estaba intentado relajarme —decía en un inicio, comenzando a notar las curvas que se vislumbraban poco a poco, marcándose bajo el agua. Esa cabellera albina, esos ojos, reconocería esa mirada en cualquier lado—... Aunque pensándolo mejor, creo que contigo puedo dejar de lado lo que hiciste. — comentaba sonriendo de medio labio, con cierta picardía de hecho. Vamos, que Damien no desaprovecharía una oportunidad así. Aunque tal vez se estaba equivocando en su suposición. Ya que simplemente llegaba a CREER que se trataba de aquella fémina que había conocido hacía tiempo atrás en Denryu, cuando en realidad podría estar completamente errado y se estaba haciendo el galán con alguien que directamente era otra persona diferente. No quería quedar en vergüenza -aunque poco le importase al albino realmente-, prefería prevenir que lamentar para ser más exactos. Así que, como para asegurarse de que no estuviera equivocado, hizo lo que mejor se le ocurrió en el momento. ¿Qué era esto? ... Pues verán, Damien tiene una forma un tanto particular de recordar a la gente, especialmente con una chica con la que pasó momentos tan privados como aquella. Especialmente, recordaría esas curvas, su piel... su cabello. Sus labios, inclusive su aroma. Se guardaba en las memorias todos esos detalles por más ínfimos que fueran.

Tanteó su cuerpo lentamente y con total descaro. Primero empezó por sus hombros, luego pasando por su espalda recorriendo esta desde los omóplatos hasta aproximarse al coxis. Luego se adelantó por la cintura ahora dejando las yemas de los dedos sobre su abdomen, rodeando su ombligo con sumo cuidado, subiendo por este hasta llegar la boca de su estómago y por ende la zona inferior de los senos. Le tomó ambos por debajo, posando estos apoyados cómodamente en las palmas. Hundió muy suavemente los dedos como si estuviera tanteando textura, firmeza, ¿eran turgentes, blandos, caídos, grandes, pequeños? ... Todo, para luego pasar más al medio, recorriendo aquel par de 'botoncitos' rozándolos con las yemas de los dedos pulgares. Con total indecencia de hecho, osó hablar en medio de aquella 'inspección'.

Con permiso, estoy intentando... comprobar si eres alguien que conozco. — decía sonriendo. Totalmente despreocupado de lo que pudiese decirle aquella fémina o cómo fuere a reaccionar. ¿Que le abofetearía o le patearía los huevos? ¿O tal vez sacaría un arma de filo y la apuntaría al cuello u le dejaría eunuco? ... Bueno, gajes del oficio... pero podría llegar a decir que había valido la pena. Con tan bonito cuerpo en frente, ¿cómo aguantar la tentación, cierto?; pero el manoseo... digo, el tanteo, perdón... tampoco, el "cateo físico" prosiguió. Aquellos botones quedaron bien rozados por los pulgares del albino mayor, para luego subir la mano diestra y acariciar los labios ajenos con la yema del dedo pulgar derecho, mientras que con la mano zurda empezó a masajear los glúteos de la joven fémina. Indudablemente, había llegado a la conclusión. Con una gran sonrisa de oreja a oreja, como si estuviera orgulloso de su maravilloso descubrimiento, dedujo y habló con entusiasmo.
¡Eres tú, Nanami! — vociferó. Realmente era un descarado total, un imbécil, desubicado y pervertido. ¿Pero quién podía culparlo?
  • 0

#4  06 Mar 2017, 23:25
Avatar de Usuario
Mercenario Mercenario
Mensajes: 46
Reputation: 1

Datos del personaje +


--Kya..que bien se siente-- me dije a mi misma mientras sacaba la cabeza del agua, a pesar de que mi cuerpo estaba envuelto por esa toalla, aun asi podía sentir los beneficios que esta deliciosa termas me brindaba, con ambas manos tome un poco de agua y refresque nuevamente mi rostro, luego con la palma derecha comencé a frotar mi brazo izquierdo, el aroma que provenía de estas aguas era totalmente agradable para el olfato, con una dulce sonrisa levante la vista hacia el cielo.

¿Te parece adecuado saltar de eso modo en los baños termales...? Digo, estaba intentando relajarme, una voz grave y muy masculina hizo que los vellos de mi piel se erizara, mi corazón comenzó a latir rápidamente y por alguna razón pude sentir que la sangre subía a mi cabeza, seguramente estaba sonrojada por esta situación tan vergonzosa, ¿Me equivoque de baño?, no...el letrero me indico que era el baño para dama, entonces."..Aunque pensándolo mejor, creo que contigo puedo dejar de lado lo que hiciste."; se trataba de un pervertido.

Que mala suerte, no tenia ninguna arma con que defenderme supongo que tendré que usar mi fuerza bruta para salir de esta, poco a poco la neblina se fue disipando a mi alrededor y pude ver claramente a la persona que se estaba acercando, era extraño pero esa silueta me resultaba tan familiar, cuando finalmente pude ver su rostro quede en shock, mirada felina, sonrisa torcida, cabellos albinos y cuerpo muy bien tonificado, no había duda que se trataba de Damien, ese hombre que perseguiría hasta el fin de mundo, sin saber como actuar no me di cuenta cuando el albino se acerco a mi, fueron sus manos las que me sacaron de ese trance.

--Pero..que...--apenas pude pronunciar esas palabras, estaba tan nerviosa que sentir sus manos recorrer mi espalda era como una dulce invitación a hacer algo totalmente indebido en este lugar, sumisa a sus acaricias no pude evitar jadear cuando sus dedos apenas tocaron mi ombligo, ¿Que me estaba pasando?...sabia muy bien la respuesta, me sorprendí un poco cuando sus manos tomaron con firmeza mis pechos, no pude evitar cerrar los ojos con fuerza para tratar de ocultar mi vergüenza pero ya era demasiado tarde. Con permiso, estoy intentando... comprobar si eres alguien que conozco., sus palabras me sorprendieron totalmente, ¿acaso no sabia quien era?, de repente me senti tan ofendida, pero ante de que pudiera hacer algún reclamo, sus manos tocaron justamente mi punto debil --Ah...espera...--mis piernas comenzaron a temblar y mi respiración comenzó a ser mas rítmica, para evitar gemir tuve que morderme el labio inferior.

Ante esa caricia mis pezones brotaron tras la tela de la toalla, la cual fue removida por las manos de ese hombre, que sabia muy bien como devorar mi cuerpo, cuando sus dedos abandonaron mis senos, pude respirar tranquilamente por unos segundos hasta que una de sus manos me acariciaba el trasero y la otra se posaba sobre mi labio inferior "Eres tú, Nanami!" pude ver ese brillo en sus ojos que lo caracterizaba tan bien, un poco frustrada le mordi el dedo y al poner distancia no pude evitar salpicarle agua en la cara

--¡Esa es tu manera de reconocerme!--mas que un reclamo era un pequeño berrinche de mi parte, ¿acaso asi trata a todas las mujeres?, me sentia celosa con solo pensar eso, suspire mientras acomodaba mi toalla estaba muy sorprendida por la manera en como mi cuerpo recordó las enseñanzas de este hombro --¿Que haces aqui?, este es el baño de las damas-- tratando de cambiar de tema me acerque nuevamente a el, sonriendo levemente le tome el rostro con ambas manos mientras inspeccionaba cada detalle de su rostro --Nos has cambiado, sigues siendo feo jeje--dije burlonamente al ver que nada en él habia cambiado, seguía siendo el hombre al que me entregue mas de una vez, el hombre que se llevo mi primera vez.
  • 0

Última edición por Yukihime el 07 Mar 2017, 23:37, editado 1 vez en total.
Imagen

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado