Sweet Symphony.

 
#1  23 Dic 2016, 09:41
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 606
Reputation: 39

Datos del personaje +


Entre tantos viajes de ida y vuelta, entre sus retornos emblemáticos Denryu era el último lugar al que iría de vacaciones y no era de su total agrado tener que pisar tierras que consideraba inoportunas. Fue más bien la clemencia del recuerdo lo que lo guió a recorrer los senderos de la ciudad una vez más, quizá un poco atormentado por el pasado.

Cubierto por una gabardina negra de capucha, ocultando la mayor parte de su cuerpo entró al primer restaurante que encontró, el tiempo en la ciudad no era el óptimo y la naturaleza amenazaba con dejar caer torrentes de ser necesario, así, se metió como pudo al lugar.

No prestó atención a los detalles, simplemente encontró curioso que la madera era el material que más se usaba para la construcción, buscó algún asiento apartado y lo tomó, soltó la capucha y dejó salir los mechones rojos, miró con el ámbar de sus ojos y comenzó a buscar a alguna camarera.

El pedido fue simple. —Comida caliente, sorprendeme. —Sonrió de buena gana.
  • 0

Imagen
Imagen
Imagen
#2  24 Dic 2016, 04:06
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 13
Reputation: 0

Datos del personaje +


El sonido de una campanilla, según el día y momento podía ser más o menos a menudo, era lo que a la joven de cabellos rosados hacía que regresase de donde quiera que hubieran ido sus pensamientos, si es que había aprovechado para dejarse inducir por ellos claro... Hacía ya unos cuantos días que podía decir que se había mudado, o algo así, a aquel lugar, pero como obviamente no podía ejercer de su "profesión" pues era algo totalmente secreto, no le quedaba otra opción mejor si quería sobrevivir al menos, pues algo debía hacer para poder mantenerse; un trabajo normal y corriente podría ser aburrido, pero al menos era algo que era pagado. Así fue que, cuando fue a encontrarse con aquel viejo amigo de su abuelo, que por cierto aún no había encontrado o no había logrado más bien hacer que bajara su "muro" para enseñarle quién era, pues se había aprovechado de aquella posada en la que, para su fortuna, estaban buscando una vacante para que ayudase a cambio de un sitio donde dormir, cobijarse de la lluvia y comer, a mayores de un pequeño sueldo.

Así fue, resumidamente, como la joven se encontraba en ese momento dejando la bandeja sobre la barra, mientras la campanilla, que hacía unos instantes había sonado, hacía que se girase para caminar hasta una mesa donde un joven con ojos llamativos se sentaba... Mientras lo hacía, se encaminaba hacia allí, agarraba una libreta que guardaba en un bolsillo de aquel pequeño delantal que tenía como uniforme, junto a una camiseta negra y una falda a juego. Sacó un bolígrafo y comenzó a juguetear con el entre los dedos mientras sus ojos azules se encontraban con los amarillos y una sonrisa parcial apareció en su rostro... - Bienvenido, ¿qué desea tomar? - Comenzó a hablar cuando el joven casi se aventuró a hacer su elección, pero en el rostro de la joven una de sus cejas se levantaba por encima un poco mientras anotaba en la libreta.... - Mmm... Está bien... ¿Qué te parece entonces un buen tazón de ramen especial de la casa y un poco de vino gran reserva? - Un pelín algo sarcástica, mientras anotaba mientras hablaba y después se giraba para empezar a andar... - No me culpes después de tu factura... - Murmuró un poco bromeando mientras se dirigía hasta la cocina, atravesando por uno de los lados de la barra y le hacía el pedido a la cocinera, que simplemente calentó algo de comida de una de sus cazuelas y le servía en un plato de sopa un caldo de la casa que luego Megumi se encargó de dejarle sobre la mesa al joven... - Al final la jefa ha decidido que mejor pruebes un poco de su caldo, estoy convencida que te calentará los huesos y que disfrutarás mucho, solo espero no te moleste el picante... ¿¡Buen provecho!? - Ahí mientras dejaba el plato delante del joven mientras sonreía ligeramente de medio lado, un poco insegura sobre lo de la advertencia del picante, pero sin dejar de sonreír en ningún momento... Aún así esperó por la respuesta del joven mientras que no sonase otra vez la campanilla.
  • 0

Imagen
Imagen

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado