Aburrimiento.

 
#1  05 Dic 2016, 20:19
Avatar de Usuario
Embajador Embajador
Mensajes: 137
Reputation: 2

Datos del personaje +


Otoño del año 146
Aquel no era más que un día cualquiera. Un día cualquiera, aburrido y tedioso en el que no sabía muy bien del todo qué hacer para entretenerme. Realizar mis obligaciones estaba descartado simple y llanamente por pereza. Las calles de Denryu estaban como siempre: el cielo nublado con un círculo brillante peleando por ser más visible detrás de las nubes; el suelo emborronado por una neblina permanente; el ruido ambiente abarrotándolo todo con improperios, gritos e insultos; los edificios en un estado decadente causa del descuido por parte de todos.

Como cualquier día, vestía con mi ropa de siempre y tan solo llevaba unos pocos ryus encima, lo justo para una copa de whiskey o una botella de sake. El bastón que me acompañaba provocaba un sonido amortiguado en la hinchada madera de la ciudad. Todavía seguía sin entender por qué narices se había comenzado a construir en madera en un lugar tan sumamente húmedo. El día menos pensado el mar se lo tragaría todo.

Aquel era mi territorio y aquella era mi gente.

En realidad eso no era del todo cierto, pero estaba en proceso de que lo fuera. Cada día me iba acercando un poquito más a mi meta y poco a poco iba colocando las piezas del puzle que terminarían por completar la imagen que tanto ansiaba. El proceso era lento, primero debía buscar la pieza correcta, después debía encararla para comprobar cómo encajaría en lo ya montado y por último tan solo bastaba con una muy ligera presión para se adhiriera a todo lo demás.

Necesitaba alguna distracción.
  • 0

Última edición por Dante el 05 Dic 2016, 20:28, editado 1 vez en total.
Narro ~ Hablo ~ Pienso
Imagen
#2  06 Dic 2016, 11:50
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 125
Reputation: 5

Datos del personaje +


Viajar de isla en isla era algo que me estaba dedicando a hacer, solo así podría descubrir cada misterio de los alrededores, convertirme en una auténtica ninja, capaz de defenderme de los inimaginables peligros que ocultaba el mundo entero, hoy me tocaba viajar por la abandonada, misteriosa y poco apreciada Denryu, desde los puertos hasta una de sus ciudades caminé, no puedo decir que su paisaje era afrodisiaco, pero si era muy ingenioso, conectarse entre canales era algo muy creativo y me agradaba.

La mirada de la gente hacía mi era desgarradoramente aterradora, me asechaban como un zorro a un conejo, aun así no me dejaría intimidar por aquellas inútiles y constantes ojeadas, así que me limitaría a seguir caminando, no obstante mientras lo hacía mi pierna traspasaría una de las tablas de madera que estaba podrida por tanta húmeda.

Mis ojos se sorprendieron por primera vez en mucho tiempo, abiertos como plato miraban de un lugar a otro, el estruendoso ruido resonaría por las cercanías a la par que sacaba mi pie de esa abertura lo más rápido que podía, me quedé agachada unos segundos revisando que mi pantalón haya sido lo único que se rompiera.

Ahora solamente estaba acorralada, esperando que mi susto se marchara mientras mis ojos trataban de protegerme de cualquier depredador cercano.
  • 0

#3  06 Dic 2016, 13:37
Avatar de Usuario
Embajador Embajador
Mensajes: 137
Reputation: 2

Datos del personaje +


Nada parecía ser anormal en aquel monótono día. No pude evitar pensar en el día de la marmota. Ni siquiera aquel sonido estruendoso, era bastante habitual que los involucrados en reyertas y peleas callejeras terminaran por lanzarse cosas o destrozarlas para usarlas como armas. Sin embargo, quizás presenciar un acto así me distrajera un poco. Enfilé mis pasos hacia el origen de aquello y unos poco metros más adelante, girando la esquina a la derecha comprobé, desilusionado, el verdadero origen del sonido.

En el suelo sentada había una adolescente. La joven vestía una camisa de manga larga de color blanco y un pantalón a juego con sandalias azules oscuro. Era de tez clara y cabellos largos y rosados con una complexión normal para alguien de su edad. Su estatura era considerablemente más pequeña que la mía. Tranquila y parsimoniosamente, me acerqué hasta ella. Me detuve a un metro y de pie la miré.

-Creo que debería llevar más cuidado. Por aquí es fácil que la detengan por cualquier tontería, como destrucción del mobiliario urbano, aunque no tenga usted la culpa, tan solo por hacerle pasar un mal rato. ¿Está bien? – concluí sonriendo en tono amable. No era una amenaza, sino tan solo una advertencia de que cualquier indeseable podría tratar de meterla en problemas de forma gratuita.
  • 0

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Imagen
#4  06 Dic 2016, 13:58
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 125
Reputation: 5

Datos del personaje +


Estaba acorralada, atrapada en una isla que no conocía, con gente que parecían ser todos depredadores, mientras revisaba mi pierna había olvidado mi entorno y para cuando alcé la vista uno de esos espectadores se había acercado hasta un metro delante de mí, mi contacto visual no tardo en clavarse en su rostro, mis dos manos seguían deslizándose sobre la pantorrilla sobando la herida. Estaba sentada con la pierna derecha flexionada revisando la herida, los dedos de mis manos se tocaban mientras me sobaba, entre tanto la izquierda reposaba sobre el piso en aquella posición semi sentada.

Con trece años, no me pueden imputar tales cargos. diría Son muy pesados, al querer hacerle pasar a una niña un mal rato. le conté.

Aquellas palabras no viajaban solas, iban acompañadas con la intención de hacerle cambiar de opinión al sujeto si deseaba convertirse en amenaza, el camino donde estábamos medía cinco metros de ancho y a nuestros costados el mar en uno de los tantos puentes de los canales de la isla. Escuchar el ruido de las olas rompiendo contra la madera, cuyo eco se propagaba como mis capacidades para defenderme ante una eventual amenaza.

Estaba atrapada, acorralada, lo usual era que mostrará mis dientes para alejar los peligros.

Si no desea, ponerme bajo custodia, ¿Por qué se acercó hasta aquí? le pregunté. Y si estoy bien, solo fue un golpesito. le confesé.

Tome entonces una bocanada de aire mientras mi mano derecha se apoyaba sobre el moretón que tenía, la izquierda se apoyó sobre mi mano derecha y apreté un poco para hacer pasar el fingido dolor que experimentaba. Dramatizaba un poco para ocultar mis instintos de protección.
  • 0

#5  06 Dic 2016, 14:20
Avatar de Usuario
Embajador Embajador
Mensajes: 137
Reputation: 2

Datos del personaje +


Como era de esperar, aquella niña en seguida se puso a la defensiva.

-Se equivoca, sí que pueden y está en lo correcto, son muy pesados – nos encontrábamos en un puente, con agua a ambos lados de este, el cual ahora tenía un agujero del tamaño del pie de la joven. Los maderos partidos todavía permanecían sujetos a sus congéneres y las pocas astillas que se habían soltado al partirse la tabla se habían perdido en el mar. Aquello no necesitaría más de una hora de trabajo para repararlo, sin embargo sabía que posiblemente pasarían meses antes de que eso se solventara – Para preguntarle qué tal estaba, por supuesto – fue mi sincera respuesta – No veo por qué tendría que ponerla bajo custodia. Y me alegro que esté bien – añadí con un asentimiento de cabeza.

La niña herida se frotaba la pierna herida. El pantalón se había roto a causa de la madera con algún enganchón de las astillas, pero no parecía haber nada más roto. Excepto la tabla del puente, claro.

Alguna mirada indiscreta se lanzaba hacia nosotros. En ellas se podía leer algo más que curiosidad. Sabiendo dónde nos encontrábamos, deseo carnal y avaricia sería lo más habitual.

-Por cierto, quizás no debiera permanecer tanto tiempo aquí y menos si realmente está herida.

Aunque mi tono era amable y mi apariencia relajada y distendida, no había bajado la guardia ante algún posible ataque. No era la primera vez que habían intentado asaltarme fingiendo una herida. Tampoco era que fuera por aquel lugar sin estar alerta. En Denryu, cualquier cosa podía pasar.
  • 0

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Imagen
#6  06 Dic 2016, 14:48
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 125
Reputation: 5

Datos del personaje +


Metro y medio nos separaba, era la distancia ideal para que mi estrategia funcionara sin percance alguno, todo, literalmente todo estaba dado para que mi estrategia funcionara completamente, fue por eso que aquella ultima bocanada de aire que había aspirado saldría disparada de mi boca en dirección a la rodilla del hombre en forma de bola de agua, al estar en tan corto alcance sería bastante complicado que la esquivara. Después de todo recorrer un metro y medio era nada. Por igual, las manos sobre mi pantorrilla formaron un sello de mano que trataría de obligar aún más el acertar de mi técnica.

No obstante la ilusión que obligaría a caer al militar no surtió efecto, desconocía la razón pero al menos esperaba ver el resultado de mi escupitajo acuático.

Solo debo sobrevivir. aclaré.

Mi estrategia había sido trazada para dejar fuera de combate a mi oponente, nunca de luchar hasta matarlo o destruirlo, solamente evitar que más gente se viera involucrada en un fortuito e inesperado caso, con mi técnica ejecutada esperaba ahuyentar a los espectadores y mantener el chakra necesario en caso de alguna contra ofensiva del rubio.

Solo necesitaba ahora escapar de allí, aunque antes quería ver el resultado de mis métodos.

Jutsus



Daños: - 40 Pv (Fractura en pierna derecha)
Gastos: - 5 Pc expansión – 20 Pc Ninjutsu – 10 Pc Genjutsu = 35 Pc
  • 0

Información del turno

60 - 35 = 25
#7  06 Dic 2016, 16:36
Avatar de Usuario
Embajador Embajador
Mensajes: 137
Reputation: 2

Datos del personaje +


A las personas las definían sus actos y, en menor medida, sus actitudes. No me gustaba juzgar a las personas por actos aislados y sin conocer la justificación última que les había movido a obrar de tal forma, mas sí que podía juzgar y catalogar los actos en sí sin temor a sentir remordimientos. Y eso, había sido ruin y sucio. Mucho. ¿Atacar de aquella forma a quién se había acercado a ayudar? Sus palabras me resultaron muy familiares, pues no era la primera vez que las escuchaba.

A veces, y solo a veces, el poder residía en lugares que la mayoría de las personas ignoraba. A veces, y solo a veces, el poder residía en actuar de forma imprevista. Esas personas generalmente eran tachadas de locas, pero sin embargo solía estar todo bastante calculado todo y si uno sabía cómo potenciar sus aptitudes, los resultados podían ser extraordinarios. Había muchas formas de afrontar un combate y no todas pasaban por golpes físicos. No por nada me había hecho político. De haber querido pegar puñetazos sin más ni más, habría optado por otra profesión. La joven seguramente esperaba que respondiera a sus actos con violencia y agresividad o posiblemente que azuzara a otras personas para darle caza, sin embargo actuaría de manera muy diferente.

Intenté tratando de ignorar el dolor que sentía en la pierna, sin demasiado éxito, por lo que me quedé sentado en la madera. El dolor agudo al descargar el peso en ella me decía que con certeza la tenía fracturada - ¡Joder cómo duele! - Era irónico que me creyera alerta y que pensara que en Denryu podía ocurrir cualquier cosa y un instante después una chiquilla me hubiera fracturado la pierna sin previo aviso. Debía empezar a tomarme más en serio ciertas cosas o cambiar mi forma de actuar. Me resistía a golpear primero y preguntar después, pero más me resistía a morir. A veces, y solo a veces, el mayor poder estaba en las palabras.

La respiración se me había acelerado, las pupilas dilatado hasta lo indecible y el corazón latía desbocado. Todo mi cuerpo había comenzado a sudar por el dolor y la adrenalina liberada en sangre preparando al cuerpo para la actividad intensa y su correspondiente subida de temperatura.

-Pues atacando al embajador de la isla no lo harás durante mucho tiempo – argumenté para hacer ver a la niña, quien se encontraba a tres metros y medio, la gravedad de sus últimos actos entre jadeos.– Y exhibiendo tus habilidades tan en público, menos – me detuve unos instantes. La pierna me ardía de dolor. Respiré profundamente unos instantes para recobrar la palabra– Ahora jovencita, creo que te interesa escucharme - más jadeos - Podemos hacer dos cosas, una es que te disculpes - me detuve en este punto. No podía hablar con fluidez a causa del dolor y quería que esta posibilidad calara dentro de ella - y hagamos como esto no ha pasado y empecemos desde cero y la otra es que prosigas con tu actitud hostil - respiré profundamente - y te delate como ninja y ponga precio por ti. Naturalmente podrías matarme - un instante de silencio para recobrar el aliento - pero alguien me echaría en falta más pronto que tarde y no costará demasiado encontrar a alguien que de una descripción tuya. La tercera opción es que marches sin más ahora mismo y no causes más problemas, claro que tendré que justificar esto – señalé la pierna – de alguna manera. Creo que eres suficientemente inteligente como para saber elegir. - el esfuerzo que había hecho para autocontrolarme y no gritar estaba siendo demasiado. Un gemido lastimoso salió de mi boca.

No era la primera vez que terminaba por llevar a mi lado a una joven supuestamente indefensa que no tenía más motivación en la vida que ver salir el Sol al día siguiente. Si trataba de hallar alguna treta o engaño en mis palabras, vería que no la había, pues todo lo que había dicho era muy cierto. De las tres opciones, matarme era la peor sin duda y la única que le daría la victoria a tan singular combate, huir no era mala idea pero me dejaba libertad de acción para hacer cuanto quisiera y disculparse y empezar desde el principio era aceptar que yo estaba en lo cierto.

Quizás con suerte pudiera ganarme su confianza y terminara ganándome su favor como ocurrió con Suzume-san y Alice-san.

Aclaraciones
Por partes:
Acorde a la guía de sistema de combate, tu ataque me derriba 4 metros. Esta distancia se reduce en 2 metros por mi resistencia. Dado que estábamos a 1 metro y medio previamente, tu ataque me sitúa a tres metros y medio de ti, pues no roleas que te alejes.

El daño son tus 40PV más el de la fractura (10PV extra + 30 STA).

Ahora mi "ataque":

Acorde a la guía de ficha de personaje, el atributo de voluntad es la fortaleza de mente y el atributo que se emplea para influenciar a otras personas mediante carisma, labia y negociaciones. Como defensa la voluntad sería la resistencia a ser influenciada por la "fortaleza de tu mente". Dada nuestras voluntades creo que aquí tengo ventaja.

Por otra parte, el atributo de percepción es el encargado de evitar que caigas presa de técnicas de engaño (que no necesariamente tienen porque ser jutsus) y dado que no hay engaño alguno... pues eso.

Por último la inteligencia podría ayudar a detectar algún engaño o sumar algo a esa fortaleza mental (aunque en la guía ni lo nombre), ya que es un atributo muy amplio, pero no es el atributo que rige ese campo por lo que debería primar es el nivel de Voluntad, que sí que está especificado como tal
  • 0

Última edición por Dante el 06 Dic 2016, 17:45, editado 4 veces en total.

Información del turno

90 - 50 = 40
90 - 30 = 60
Narro ~ Hablo ~ Pienso
Imagen
#8  06 Dic 2016, 19:07
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 125
Reputation: 5

Datos del personaje +


La estrategia que plantee había logrado el resultado deseado, el cuerpo del hombre estaba en el piso a varios metros de mi posición actual, ya sabiendo que todo había resultado como esperaba me pondría de pie, sacudiéndome el polvo que pudiera permanecer en mi ropa y finalmente soltar un suspiro al escuchar lo que decía, estaba en un grave problema al escuchar la confesión del rubio, me estaba ofreciendo dos opciones, una donde le pedía disculpas, la otra donde me amenazaba, me quedé dudosa entonces, analizando más cuidadosamente los acontecimientos.

Tengo una tercera opción. expresé Me entregara su Bo, me dejará ir y nadie morirá hoy. sugerí Puedo matarlo y suicidarme, usted terminaría su carrera política y yo muerta, ¿Quién pierde más, usted que podría ser alguien ambicioso o yo al ser una sobreviviente? pregunté con tranquilidad.

Aunque el hombre no me había influido por elegir ninguna elección ahora yo tenía la palabra, me sentía amenazada y aunque su voluntad era mejor que la mía, ya no podría influenciarme porque mi vida estaba en peligro, ya solo actuaría por instinto ante las amenazas que me lanzo.

Arroje su palo hasta mi lado y me marcharé. Todos ganamos, yo podré comer esta noche y usted podrá vivir un días más. concluí.

Así solo bastaba con esperar un poco más para poderme retirar con un botín.

Alertaré inclusive, para que vengan a darle ayuda médica. Usted decide. finalicé.

En este punto ya no pensaba que tuviera malas intenciones, inclusive me parecía bastante inocente al tener la guardia baja como hasta ahora, de momento mantenía mi mente abierta, mi concentración visual sobre él y esperaba su decisión.
  • 0

#9  07 Dic 2016, 12:59
Avatar de Usuario
Embajador Embajador
Mensajes: 137
Reputation: 2

Datos del personaje +


El dolor se había estabilizado y ya parecía que mi cuerpo lo iba aceptando y normalizando. No era que me hubiera dejado de doler ni muchísimo menos, sino que el dolor había alcanzado su máximo y todavía seguía consciente. Mi cuerpo había puesto en marcha todo su arsenal para paliar el sufrimiento y ahora solo restaba aguantar el tirón. Traté de poner atención a las palabras de la joven a pesar de que el corazón martilleaba mis tímpanos.

Aquella joven no era más que una muerta de hambre preocupada en comer al día siguiente. Otra vez la misma historia. Como todo animal en peligro, actuaba descerebradamente y sin raciocinio alguno, pero como todo animal en peligro debería adherirse a una posible salida. Lo que ella no comprendía era que lejos de estar amenazándola, me limitaba a exponer hechos.

-Esto no funciona así – dije esta vez con un poco más de control en mi voz. Todavía tenía la respiración agitada – Para empezar, esa sería la cuarta opción planteada – la corregí todavía burlón – Y eso te podría haber servido antes – me detuve un instante para coger aire – antes esto solo fingía ser un bastón, ahora lo es realmente – haciendo un sobreesfuerzo me levanté usando la pierna sana, mano izquierda y el bo para levantarme sin dejar de mirarla ni un solo instante. Al hacerlo el dolor me obligó a dar un par de saltitos sobre la pierna izquierda y estabilizarme haciéndome retroceder medio metro – Si lo quieres, me lo vas a tener que quitar por la fuerza. Claro que, si lo que te preocupa es comer esta noche, yo puedo darte un pequeño trabajo con el que obtendrás dinero para comer esta noche y varios días más. Tan solo pido una disculpa por atacarme cuando únicamente quería ayudar.

Saltaba a la vista que aquella joven no era una asesina por lo que sus amenazas sobre matarme resbalaron. Si hubiera querido matarme lo habría hecho con aquel ataque tan sucio y ruin y no hubiera esperado a ver mi siguiente reacción. Su actitud carente de agresividad y violencia gratuita revelaba sus verdaderas intenciones. Quería resistirse a lo evidente y sabía que seguiría obstinada en negarse a darme la razón, pero allí seguiríamos hasta entonces. Su actitud y palabrería eran más cabezonería que un vano intento por intimidarme. No tenía razón alguna para atacarme ahora, ni tampoco amenaza alguna sobre su persona. ¿Seguiría empeñada en su posición?

La pierna dolía, mucho, pero todavía podía moverme utilizando el bo como punto de apoyo e incluso saltar sobre una pierna si lo que quería era proseguir por otros derroteros diferentes a los marcados hasta el momento. Por ahora el duelo de voluntades proseguía
  • 0

Última edición por Dante el 07 Dic 2016, 13:09, editado 2 veces en total.
Narro ~ Hablo ~ Pienso
Imagen
#10  10 Dic 2016, 13:34
Avatar de Usuario
Ninja Ninja
Mensajes: 125
Reputation: 5

Datos del personaje +


No me disculpare, por algo que obviamente fue su culpa. dije de manera tranquila para encogerme de hombros Así que si me darás un trabajo, es tu oportunidad, antes que me marché. diría como último comentario.

Mis ojos estaban clavados en el sujeto que recientemente se estaba poniendo de pie, debo confesar que no podría matarlo, por lo menos no después de escucharle pero tampoco podría dejarle consciente y con el arma, de alguna manera tendría que hacerlo sufrir un poco para poderme marchar en paz.

Sin embargo la oportunidad de poder recibir un trabajo y algo de dinero me atraían mucho por esos momentos, tal vez pudiera encontrar algo que me diera el dinero suficiente para pagar mi boleto de regreso a las islas sin tener que colarme en algún barco.

¿Y bien? ¿Cuál es el trabajo y cuanto es la paga? pregunté Y lo más importante, ¿Qué me garantiza que no me traicionaras? expresé mis dudas.

Ahora solamente me quedaba estar allí de frente al hombre y con la mirada muy concentrada en su rostro.
  • 0

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado